Los Angeles,
09
August
2021
|
06:00 AM
America/Los_Angeles

El Estrés Provocado por la Pandemia Desencadena Problemas en la Piel y el Cabello

Los Dermatólogos Informan un Incremento en los Pacientes Que Experimentan Pérdida de Cabello y Afecciones de la Piel Durante la Pandemia de COVID-19, la Demanda de Procedimientos Cosméticos También Aumenta

Si bien muchos pacientes se sintieron estresados desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, otros apenas están experimentando el estrés: a través de la pérdida del cabello.

La caída del cabello relacionada con el estrés generalmente ocurre tres meses o más después de un evento desencadenante. Los expertos dicen que no está del todo claro por qué toma tanto tiempo, pero el cuerpo puede generar que el cabello pase a la fase latente del ciclo de crecimiento, lo que finalmente lleva a que la raíz del cabello se encoja y se caiga.

"He tenido pacientes que experimentan pérdida de cabello relacionada con el estrés, reportando que estaban muy preocupados por morir a principios de este año o incluso que tenían COVID-19. Pero no ven los efectos hasta tres meses después, "menciona la dermatóloga Dra. Ohara Aivaz de Cedars-Sinai Los Ángeles. "Sorprende al paciente porque el estrés se ha resuelto y, sin embargo, la manifestación física está sucediendo mucho tiempo después".

A medida que avanzaba la pandemia, Aivaz y otros dermatólogos del Grupo Médico Cedars-Sinai han notado que más pacientes buscan solución para los problemas de cabello y piel causados por el aumento del lavado de manos y el estrés. Interesante que los pacientes también buscan someterse a procedimientos cosméticos porque la recuperación es más fácil mientras se quedan en casa.

El Newsroom habló con Aivaz sobre consejos para manejar estas preocupaciones y su opinión acerca de por qué algunos procedimientos cosméticos se han vuelto tan populares.

¿Cómo responde el cuerpo al estrés?

Además de la caída del cabello, la Dra. Aivaz comenta que el estrés puede desencadenar brotes de acné y caspa, así como eccema, particularmente entre los pacientes mayores que son más vulnerables al COVID-19 y están nerviosos por su salud y sus finanzas.

Para el eccema, recomienda duchas cortas y tibias de 10 minutos o menos, con jabón sin fragancia en las áreas más afectadas (axilas, ingle, pies).

"Cuando la piel está realmente seca, incluso un jabón suave puede eliminar los aceites naturales. No laves algo que no esté sucio", dijo Aivaz. "Aplica jabón en las manos y omite el paño, que también puede dañar tu piel".

Seca la piel con palmaditas suaves después de la ducha e hidrátala mientras aún está húmeda con una crema o ungüento espeso. Si la hidratación no alivia la picazón, prueba con un antihistamínico de farmacia y aplica hidrocortisona en las zonas de piel ásperas y elevadas. Si no hay mejoría después de una semana, consulta a un dermatólogo.

En cuanto a la caída del cabello, es mejor consultar a un profesional desde el principio porque la caída podría indicar un problema de tiroides o anemia, y un médico puede ayudar a descartar esas preocupaciones más serias realizando pruebas de laboratorio. Pero si es solo estrés, Aivaz dice que los suplementos para la pérdida del cabello y el tiempo pueden ayudar.

"Si se elimina el desencadenante y el nivel de estrés disminuye, la mayoría de las veces la pérdida de cabello se detiene por sí sola y al paciente le vuelve a crecer el cabello perdido porque sus folículos aún están activos y saludables", dijo Aivaz.

¿Cuál es la mejor manera de aliviar el efecto pandemia en la piel?

Practicar una buena higiene de manos es una de las formas más efectivas de frenar la propagación del nuevo coronavirus. Pero el mayor uso de jabón o desinfectantes a veces puede provocar eccema en las manos o dermatitis de las manos, que deja la piel seca, agrietada y enrojecida.

Debido a que omitir el lavado de manos no es una opción, Aivaz recomienda usar un jabón sin fragancia, agua tibia que no esté demasiado caliente, seguido de una crema de manos sin fragancia después de cada lavado. Señala que es importante distinguir entre lociones y cremas o ungüentos. La loción es la más fina y la crema y el ungüento son mucho más espesos y se adaptan mejor a las manos secas.

Para la piel muy seca, considere untarse las manos con vaselina o Aquaphor por la noche y cubrirlas con calcetines o guantes de algodón antes de acostarse. Las cremas de cortisona de farmacia también pueden ayudar. De lo contrario, consulte a un médico para obtener una receta más fuerte.

¿Es este un buen momento para un procedimiento cosmético?

Algunos pacientes que ahora trabajan de forma remota y tienen menos obligaciones de forma presencial buscan procedimientos cosméticos que pueden producir costras, hinchazón o moretones temporales.

"Muchas personas tienen más tiempo en casa para verse al espejo y detectar imperfecciones", dijo Aivaz. "Veo a muchos ejecutivos que normalmente interactúan con los clientes, pero ahora usan máscaras la mayor parte del tiempo o se reúnen en Zoom, donde es fácil ocultar los efectos de procedimientos menores utilizando una iluminación inteligente".

Los tratamientos más populares incluyen Botox para las líneas finas en la frente, alrededor de los ojos o entre las cejas; rellenos para restaurar el volumen en los pómulos, en los huecos debajo de los ojos, en los labios o en los pliegues alrededor de la boca; y peelings químicos y láseres para eliminar las cicatrices del acné, las pecas, la rosácea o el daño solar.