Los Angeles,
19
July
2021
|
06:00 AM
America/Los_Angeles

Impactos de largo plazo del COVID-19 en la salud mental

Expertos de Cedars-Sinai afirman que el cuidado personal y estar conectado con otras personas son claves para la resiliencia a largo plazo

La pandemia de COVID-19 ha modificado nuestras vidas por más de un año, cancelando planes, cambiando drásticamente nuestra fuente de sustento y provocando sentimientos de dolor, estrés y ansiedad. Los expertos en salud mental de Cedars-Sinai reportan que la pandemia puede definir cómo será nuestra salud mental en el futuro.

"Históricamente, sabemos que las pandemias y otras crisis de salud pública, al igual que los desastres naturales, tienen un impacto duradero", dijo el Dr. Itai Danovitch, presidente del Departamento de Psiquiatría y Neurociencias del Comportamiento en Cedars Sinai.

Danovitch dijo que las experiencias traumáticas pasadas, como los grandes desastres naturales y las crisis de salud pública, se han asociado con mayores tasas de uso de sustancias, estrés postraumático y depresión. Los investigadores de Cedars-Sinai tratan de averiguar, en tiempo real, si esos mismos problemas están surgiendo ahora y qué pueden hacer los proveedores de atención médica al respecto.

Queremos saber cuál es el impacto de COVID-19 en la salud mental de las personas y cómo, o a través de qué mecanismo, COVID-19 afecta la salud mental ", dijo Danovitch." También queremos comprender el papel de las disparidades psicosociales, como algunas de las consecuencias."

El equipo de Danovitch está estudiando cómo COVID-19 afecta a las personas con afecciones de salud mental, agregando marcadores específicos a los estudios existentes para pacientes con depresión, dolor crónico y trastornos por uso de sustancias.

Si bien se requiere tiempo para comenzar a acumular datos, "las encuestas nacionales comienzan a mostrar lo que esperábamos, y es que hay mayores tasas de estrés y depresión", dijo Danovitch. "También estamos viendo que los pacientes con trastornos por uso de sustancias no están comenzando sus tratamientos así como una reversión de la reducción de años pasados en las muertes por sobredosis".

Problemas como estos afectan de manera desproporcionada a las personas que tienen acceso limitado a la atención de salud, como las que no tienen seguro médico y las que viven en hogares multifamiliares, donde el espacio privado es limitado y el ancho de banda de Internet hacen que asistir incluso a eventos virtuales y reuniones sea un desafío.

"A menudo, las personas que están más privadas de algunos de sus derechos son las que cargan consecuencias de los nuevos factores de estrés", dijo. "Estamos siendo testigos de un ejemplo en tiempo real de cómo las disparidades sociales se convierten en nuevas disparidades de salud".

Suzanne Silverstein, MA, ATR, directora fundadora del Centro de Trauma Psicológico y del programa Share and Care en Cedars-Sinai, experta en trauma psicológico, afirma que las familias con niños en edad escolar tienen una carga adicional de adaptarse a la tecnología híbrida o al aprendizaje en línea. Silverstein dice que está especialmente preocupada por los efectos a largo plazo en las familias que enfrentan inestabilidad y aquellas con niños que tienen problemas de conducta u otras necesidades especiales.

"Todo el mundo está pasando por momentos difíciles, pero para estas familias, la pérdida de estructura y rutina puede ser especialmente abrumadora", dijo Silverstein.

Ella y su equipo generalmente trabajan en estrecha colaboración con las escuelas del área de Los Ángeles para brindar asesoramiento profesional a los estudiantes en riesgo que están experimentando desafíos emocionales debido a situaciones traumáticas y estresantes.

Al comienzo de la pandemia, los asesores de Share and Care se esforzaron por adaptar sus programas y servicios al entorno de aprendizaje a distancia, creando material y videos de YouTube para familias sobre temas cómo mostrar compasión, expresar gratitud y mantenerse organizados.

Silverstein recomienda que las familias implementen un horario diario para mantener a los niños concentrados y encontrar nuevas formas de divertirse juntos en casa, como búsquedas del tesoro y fiestas de baile virtuales con amigos y familiares.

De manera similar, Danovitch enfatizó la necesidad de establecer y mantenerse al día con una rutina constante.

"Asegúrese de hacer ejercicio, dormir bien y tener una buena nutrición", dijo. "Asegúrese de no pasar demasiado tiempo en las pantallas, de no sobrecargarse con información sobre la que no puede hacer nada, pero de obtener información de recursos confiables".

Danovitch dice que para mantener una buena salud mental a largo plazo, las personas deben encontrar formas de conectarse con sus seres queridos y, lo que es más importante, encontrar formas de ayudar a los demás.

"Tener un propósito es muy importante. Permite a las personas enfrentar adversidades", dijo. "Pero si tiene ansiedad persistente o se siente tan deprimido que no puede funcionar, pida ayuda. Comuníquese con su médico y obtenga apoyo".

El lado positivo, dijeron ambos expertos, es que la pandemia ha creado un espacio en la vida de muchas personas para desacelerar, pasar tiempo con la familia, reenfocarse en lo que es importante y conectarse entre sí de nuevas maneras.

"La otra cara de esta moneda es que eventos como este pueden asociarse con un crecimiento postraumático", dijo Danovitch. "Las personas desarrollan resiliencia. Aprenden a lidiar con los desafíos de salud mental y encuentran recursos, internos y externos, que no sabían que existían".