Los Angeles,
22
November
2021
|
06:00 AM
America/Los_Angeles

Expertos del Smidt Heart Institute Abordan las Desigualdades en la Salud de la Mujer

Médicos Ayudan a Elaborar Recomendaciones sobre cómo Afrontar la Menopausia en el Trabajo y la Incidencia Mundial de Enfermedades Cardiovasculares de la Mujer

En todo el mundo, más de 328 millones de mujeres trabajadoras atraviesan por la menopausia o están entrando en ella, lidiando con síntomas que pueden causar contratiempos profesionales, pérdida de empleo y crear inestabilidad financiera.

Al mismo tiempo, las mujeres de todas las edades tienen más probabilidades que los hombres de sufrir disparidades culturales, políticas y socioeconómicas que aumentan su riesgo de enfermedad cardiovascular, y mata a 8 millones de mujeres cada año.

Dos líderes médicas del Barbra Streisand Women's Heart Center en el Smidt Heart Institute en Cedars-Sinai están llamando la atención sobre estas inequidades y abogando por un cambio.

La Dra. Chrisandra Shufelt, MS, directora asociada del centro, directora del Programa de hormonas femeninas y menopausia y profesora de cardiología, fue la única médica de EE. UU. que participó en la elaboración de nuevas recomendaciones globales para abordar la menopausia en el lugar de trabajo. Las recomendaciones fueron publicadas en septiembre por la Sociedad Europea de Menopausia y Andropausia (EMAS).

Y a principios de este año, la Dra. C. Noel Bairey Merz, directora del Centro de Cardiología para Mujeres Barbra Streisand y profesora de Cardiología, fue una de las autoras del primer informe global sobre enfermedades cardiovasculares en mujeres. El informe, de The Lancet Women and Cardiovascular Disease Commission, concluyó que la enfermedad cardíaca en las mujeres sigue siendo poco estudiada, poco reconocida, infradiagnosticada y tratada a pesar de que es la principal causa de muerte de mujeres en todo el mundo.

"Las mujeres son, en general, menos valoradas", dijo Bairey Merz, presidenta de Irwin y Sheila Allen en Investigación del Corazón de la Mujer. "Por lo general, tienen menos oportunidades de educación y, por lo tanto, menos recursos económicos que los hombres, y esto contribuye a las disparidades de salud que aumentan su riesgo de enfermedad cardiovascular y otros problemas de salud".

Por ejemplo, algunas normas sociales o religiosas en todo el mundo, como las restricciones a la participación femenina en deportes y actividades físicas de la vida diaria, pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular de las mujeres. Y las mujeres con un presupuesto limitado ponen la salud de otros miembros de la familia en primer lugar y tienden a ignorar sus propios síntomas, posponiendo las visitas al médico donde los exámenes de rutina de la presión arterial y el azúcar en la sangre podrían ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Al mismo tiempo, las mujeres que experimentan síntomas graves de la menopausia, como fatiga, insomnio y sofocos, son más propensas a quedarse atrás en sus trabajos, saltarse promociones, reducir sus horas o incluso dejar la fuerza laboral antes de tiempo. Esto amenaza su seguridad financiera inmediata y a largo plazo, pero rara vez se habla de ello en el lugar de trabajo. "En lo que respecta al lugar de trabajo, tratamos la menopausia de la misma manera que tratamos el embarazo hace 50 años", dijo Shufelt, presidenta de Medicina e Investigación Cardiovascular de la Mujer Anita Dann Friedman. "Deberíamos estar hablando de todos los aspectos de la vida de una mujer, desde los años reproductivos hasta la mediana edad y más allá, y lo que esas diferentes fases de la vida de una mujer significan para su productividad y éxito".

Shufelt y otros expertos del panel recomendaron medidas para desestigmatizar la menopausia en el lugar de trabajo. Sus sugerencias incluyeron aumentar la conciencia de los gerentes sobre los problemas que esta afección médica puede causar a algunas mujeres, abordar la discriminación para evitar que las mujeres sean marginadas o despedidas debido a los síntomas de la menopausia y colaborar para abordar los problemas laborales que afectan a las mujeres menopáusicas. "Los síntomas de la menopausia pueden afectar a las mujeres en todos los niveles profesionales", dijo Shufelt. "He tenido pacientes que experimentaron sofocos tan severos que sus anteojos se empañaron o comenzaron a sudar mucho durante reuniones importantes. Esto las distrajo y les impidió participar plenamente. Necesitamos mejorar y hacer que todos sepan que las mujeres cuyos síntomas menopáusicos son lo que les dificulta trabajar tienen muchas opciones de tratamiento disponibles".

Mientras tanto, Bairey Merz y sus colegas de 11 países en The Lancet Women and Cardiovascular Disease Commission, describieron recomendaciones para reducir la carga global de enfermedades cardiovasculares de las mujeres, incluida la educación de los proveedores de atención médica y los pacientes sobre la detección y prevención tempranas, la ampliación de los programas de salud cardíaca y priorizar la investigación específica de género sobre enfermedades cardiovasculares en mujeres.

"Hemos realizado muchas investigaciones sobre las enfermedades cardiovasculares en las mujeres durante los últimos 30 años, pero aún queda mucho por hacer", dijo Bairey Merz. "Estamos 50 años por detrás de nuestra comprensión de las enfermedades cardiovasculares masculinas, por lo que tal vez nos lleve otros 20 años llegar a donde necesitamos estar".