Pterygium

¿Qué es un terigión?

Un terigión es un tipo de crecimiento no canceroso que aparece en su ojo. Usualmente es solo un problema menor a menos que provoque síntomas visuales.

La conjuntiva es la capa delgada que cubre la parte interior de sus párpados y la superficie de su ojo. A veces, parte de esta conjuntiva comienza a crecer de un modo anormal. Este crecimiento suele comenzar en la parte blanca de su ojo que está más cerca de su nariz. También puede comenzar del otro lado. Desde allí, el tejido anormal se puede extender y cubrir su córnea, es decir, la ventana clara de la parte frontal de su ojo que tapa el iris de color y la pupila oscura. El nombre “terigión”, que en griego significa “ala”, se refiere a la forma triangular del crecimiento.

Aunque un terigión es un tipo de crecimiento, no es un tipo de cáncer y no se extenderá a otras partes de su cuerpo. Si usted tiene un terigión, este podría dejar de crecer en algún momento o podría continuar creciendo a lo largo de su vida. Puede crecer en un período que va de meses a años y luego detenerse por un tiempo. Si crece y cubre su córnea, es más probable que cause síntomas visuales.

Los terigiones son más comunes en los adultos que están entre los veinte y los cincuenta años de edad, aunque pueden aparecer a cualquier edad. Son bastante comunes en las regiones de clima soleado y en las personas que trabajan en el exterior. Los terigiones pueden ser levemente más comunes en los hombres que en las mujeres.

¿Cuáles son las causas de los terigiones?

Los científicos no están seguros de qué causa el desarrollo de los terigiones. La exposición a los rayos ultravioletas tiene algo que ver. Tener ciertos genes también puede contribuir a la aparición de un terigión en algunas personas. También es posible que una infección con el virus del papiloma humano participe en el desarrollo del terigión, pero los científicos tienen menos certeza de eso.

¿Quiénes corren el riesgo de tener terigiones?

Pasar mucho tiempo en el sol puede aumentar su riesgo de que le aparezcan terigiones. No usar gafas de sol puede aumentar aun más su riesgo. Si algún familiar ha tenido un terigion, es posible que usted también corra un riesgo mayor de tenerlo.

¿Cuáles son los síntomas de los terigiones?

Los síntomas de un terigión suelen ser leves. Muchas personas no presentan síntomas, especialmente si el terigión todavía es pequeño. Los síntomas pueden incluir:

  • Irritación del ojo
  • Sequedad del ojo
  • Ojo rojo
  • Visión borrosa (si el terigión se acerca a la mitad de su córnea, que es la ventana frontal de su ojo)
  • Restricción del movimiento del ojo (infrecuente)

Algunas personas creen que la apariencia estética de un terigión también es un problema. Es típico que un terigión sea un crecimiento con forma de cuña, pero no es siempre así. Algunas personas notan su terigión recién después de que el crecimiento ha cubierto una parte importante de su córnea, bloqueando la visión de su iris. El terigión podría ser blanco, rosa o rojo.

¿Cómo se diagnostican los terigiones?

Su proveedor de atención médica puede diagnosticar un terigión por medio de los antecedentes de salud y un examen físico. Esto puede incluir un examen detallado de los ojos, especialmente si usted tiene síntomas visuales. Su proveedor de atención médica podría remitirlo a un oftalmólogo (médico de los ojos) para que lo evalúe.

Usualmente una historia clínica y un examen físico ofrecen suficiente información para diagnosticar su terigión. Su médico de la vista examinará atentamente su terigión, lo que puede ayudar a distinguirlo de otras afecciones. Debe asegurarse de que usted tenga un terigión y no alguna otra afección que podría necesitar un tratamiento distinto, como conjuntivitis o un crecimiento canceroso. En algunos casos, su médico podría tomar una muestra pequeña de su terigión solo para asegurarse de que no sea un crecimiento canceroso. Sin embargo, la mayoría de las personas no necesitará esto.

¿Cómo se tratan los terigiones?

Si su terigión no le está causando síntomas, es posible que no necesite tratamiento. Si aparecen síntomas, su médico podría recomendarle lo siguiente:

  • Productos de venta sin receta para ayudarle a reducir el enrojecimiento o la irritación, como lágrimas artificiales y otras gotas, geles o pomadas para los ojos.
  • Gotas, geles o pomadas para los ojos de venta con receta, si los productos de venta libre no ayudan.
  • Cirugía.

Solo con una cirugía se puede extraer su terigión, pero otros tratamientos pueden ayudar a reducir los síntomas. Es más probable que su médico le recomiende una cirugía si:

  • Su terigión le está causando problemas de visión o si se está agrandando.
  • Usted no puede mover normalmente su ojo.
  • Tiene una irritación ocular grave que no se va con otro tratamiento.
  • La apariencia de su ojo le molesta mucho.

Lamentablemente, los terigiones suelen volver a crecer después de su extracción con cirugía. (Esto es más probable si usted tiene menos de 40 años de edad). En algunos casos, el terigión que crece de nuevo causa síntomas peores que el primero. A su médico podría resultarle aun más difícil extraer este nuevo terigión. Esa es la razón por la que los médicos usualmente no recomiendan extraer los terigiones a menos que causen síntomas importantes.

Es menos probable que su terigión regrese si usted recibe otros tratamientos además de su cirugía. Estos tratamientos, como la mitomicina C (MMC), demoran el crecimiento de sus células en la zona y pueden prevenir un futuro crecimiento en ese lugar. Un tratamiento llamado radiación beta también puede ayudar a prevenir un crecimiento nuevo.

Estos tratamientos adicionales tienen sus propios riesgos. Considere los riesgos y beneficios junto con su médico para saber si la cirugía tiene sentido para usted.

¿Cuáles son las complicaciones de los terigiones?

Un terigión en sí mismo probablemente no cause complicaciones más allá del enrojecimiento y la irritación ocular, pero si crece hacia dentro de su córnea, puede causar síntomas visuales. Usted también debe tener en cuenta que el tratamiento a veces también puede derivar en complicaciones. Por ejemplo, usted podría contraer una infección ocular después de una cirugía, o el tratamiento con MMC podría causar una curación deficiente y llevar a una úlcera de córnea.

¿Qué puedo hacer para prevenir los terigiones?

No todos los casos de terigiones se pueden prevenir. Usted puede reducir su riesgo de tener terigiones reduciendo su exposición al sol. Use anteojos de sol y sombreros cuando esté afuera. Asegúrese de que sus anteojos bloqueen todos los rayos ultravioletas, tanto los A como los B.

¿Cuándo debo llamar a mi proveedor de atención médica?

Si usted nota que su terigión ha comenzado a afectar su visión, programe pronto una visita a su médico de la vista. Llame enseguida si tiene cualquier síntomas grave, como una pérdida repentina de la visión.

Puntos clave

Un terigión es un tipo de crecimiento no canceroso que aparece en su ojo. Generalmente es solo un problema menor.

  • Muchas personas no tienen ningún síntoma debido a su terigión. Usted podría tener síntomas como irritación o enrojecimiento del ojo.
  • Podría tener la visión borrosa si su terigión cubre una zona grande de su córnea.
  • Usted podría necesitar solo tratamientos como gotas para los ojos para reducir la incomodidad.
  • Algunas personas necesitan cirugía para quitar su terigión, si les está causando síntomas importantes. Sin embargo, los terigiones suelen crecer de nuevo después de su extracción con cirugía.
Want More Information?

Cedars-Sinai has a range of comprehensive treatment options.

Looking for a Physician?

Choose a doctor and schedule an appointment.

Need Help?

(1-800-233-2771)

Available 24 Hours A Day