Microscopic Polyangiitis (MPA)

¿Qué es la poliangeítis microscópica?

La poliangeítis microscópica (MPA, por sus siglas en inglés) es una afección que provoca que se inflamen los vasos sanguíneos pequeños. Es un tipo poco frecuente de vasculitis. La enfermedad puede dañar los vasos sanguíneos y causar problemas en órganos de todo el cuerpo. La poliangeítis microscópica afecta principalmente a personas que están entre los 50 y 70 años de edad, pero puede presentarse a cualquier edad.

Los vasos sanguíneos llevan la sangre a todo el cuerpo. Las arterias llevan sangre con oxígeno del corazón al resto del cuerpo. Las arteriolas son ramas pequeñas de las arterias. Las venas llevan la sangre de vuelta al corazón. Las vénulas son ramas pequeñas de las venas. Los vasos sanguíneos más pequeños se llaman capilares. Estos vasos sanguíneos diminutos intercambian oxígeno y nutrientes por productos de desecho.

Hasta hace poco tiempo, los proveedores de atención médica creían que la poliangeítis microscópica era una forma de una afección llamada poliarteritis nodosa. Sin embargo, la poliangeítis microscópica afecta vasos más pequeños y causa problemas distintos. Ahora los proveedores de atención médica la tratan como una afección independiente.

La poliangeítis microscópica suele dañar la parte de los riñones que cumple la función de filtrado. Este daño puede provocar pérdida de sangre y proteína en la orina. Esto también puede causar pérdida de la función renal. La poliangeítis microscópica también puede afectar los pulmones, la piel, los ojos y el sistema nervioso.

¿Cuáles son las causas de la poliangeítis microscópica?

Los investigadores están trabajando para comprender las causas de esta enfermedad. Es posible que la causa esté relacionada con ciertos genes. También puede ser producto de problemas del sistema inmunitario. A veces la poliangeítis microscópica se presenta junto con una enfermedad autoinmunitaria, como la artritis reumatoide (AR). La causa de una afección autoinmunitaria es un problema en el sistema inmunitario. La función del sistema inmunitario es proteger el cuerpo de las enfermedades. Actúa atacando aquellas cosas presentes en el cuerpo, como virus, que pueden causar daño. Cuando usted tiene una enfermedad autoinmunitaria, su sistema autoinmunitario ataca a su propio cuerpo.

Otras causas posibles pueden ser infecciones provocadas por virus. La reacción a ciertos medicamentos también puede iniciar una inflamación de los vasos sanguíneos.

¿Cuáles son los síntomas de la poliangeítis microscópica?

La poliangeítis microscópica puede causar problemas en todo su cuerpo. La inflamación puede aparecer y desaparecer. Los síntomas pueden mejorar o empeorar por momentos. Los síntomas comunes de la poliangeítis microscópica incluyen:

  • Inflamación de las piernas y orina oscura debida a los problemas renales
  • Manchas y bultos en la piel
  • Pérdida de peso
  • Hormigueo o entumecimiento debido a daño nervioso
  • Fiebre
  • Cansancio
  • Debilidad
  • Dolor de articulaciones o músculos

Los riñones son los órganos que resultan afectados con más frecuencia. Sin embargo, es posible que usted no tenga síntomas renales hasta que el daño sea serio. Los síntomas renales pueden empeorar de repente y luego mejorar nuevamente. En algunos casos, es posible que el daño renal no provoque síntomas. Pero de todos modos igualmente hay una pérdida de la función renal.

¿Cómo se diagnostica la poliangeítis microscópica?

Puede ser difícil diagnosticar esta afección. Los síntomas de la poliangeítis microscópica pueden ser similares a los de muchas otras enfermedades. Sin embargo, es importante recibir un diagnóstico y tratamiento tempranos para ayudar a evitar el daño permanente a órganos.

Su proveedor de atención médica le preguntará sobre su historia clínica (antecedentes médicos) y sus síntomas. También le realizará un examen físico. Es posible que examine su piel para detectar salpullido y buscar signos de daño nervioso. Además, puede necesitar tomar una muestra (biopsia) de su piel o riñones para detectar daño.

Tal vez usted tenga que hacerse un análisis de sangre para buscar anticuerpos antineutrófilos citoplasmáticos (ANCA, por sus siglas en inglés). Este análisis puede ayudar a confirmar el diagnóstico. Pero no todas las personas que tienen poliangeítis microscópica tienen estos anticuerpos. Además, no todas las personas que tienen anticuerpos antineutrófilos citoplasmáticos presentan la misma afección.

Tal vez usted también necesite hacerse pruebas tales como:

  • Análisis de orina para verificar la presencia de proteína
  • Radiografías o tomografías computarizadas (TC) del pecho para detectar daño en los pulmones
  • Radiografías de los vasos sanguíneos (para observar qué vasos se ven inflamados)
  • Biopsia de su riñón o pulmón

El examen físico, el análisis de sangre, las biopsias y otros exámenes en conjunto pueden ayudarle a su proveedor de atención médica a llegar a un diagnóstico.

El diagnóstico y tratamiento rápidos pueden ayudar a controlar la afección. Es posible que usted necesite visitar a varios tipos de proveedores de atención médica. Por ejemplo, quizás necesite consultar a un reumatólogo. Es un médico que trata enfermedades articulares, autoinmunitarias y la vasculitis. Puede que visite a otros proveedores de atención médica que se enfocarán en los problemas renales o pulmonares.

¿Cómo se trata la poliangeítis microscópica?

El objetivo del tratamiento es prevenir el daño permanente a órganos y el daño nervioso. Su tratamiento probablemente comenzará con medicamentos esteroides. Estos reducen la inflamación. Estos medicamentos se toman por boca o, en algunos casos, se inyectan en una vena (vía intravenosa o IV). Los esteroides pueden causar efectos secundarios. Hable con su proveedor de atención médica sobre la mejor manera de lidiar con los efectos secundarios.

También es posible que necesite tomar otros medicamentos que deprimen el sistema nervioso y se conocen como inmunodepresores. También ayudan a controlar la inflamación. La primera tanda de este tratamiento se necesita para controlar la enfermedad. Se llama tratamiento de inducción. Una vez que desaparezca la inflamación activa, es posible que usted tome dosis más bajas de los medicamentos. Esto se conoce como tratamiento de mantenimiento. Puede ayudar a reducir el riesgo de que empeore la enfermedad.

El tratamiento de inducción suele durar de tres a seis meses. Puede incluir:

  • Esteroides (glucocorticoides) para reducir la inflamación
  • Ciclofosfamida: un inmunodepresor
  • Metotrexato: un inmunodepresor
  • Rituximab: un medicamento inyectable que actúa sobre el sistema inmunitario

El tratamiento de mantenimiento suele durar de 12 a 18 meses o más. Puede incluir:

  • Azatioprina: un inmunodepresor
  • Metotrexato
  • Dosis bajas de esteroides
  • Rituximab

¿Cuáles son las posibles complicaciones de la poliangeítis microscópica?

Si no se la trata, puede provocar daño permanente a órganos.

Los medicamentos fuertes que se necesitan para tratar la afección pueden causar efectos secundarios. Los esteroides pueden aumentar el riesgo de pérdida ósea, presión arterial alta, cambios de humor, nivel alto de azúcar en la sangre, debilidad muscular y problemas de la piel. Los medicamentos inmunodepresores pueden aumentar el riesgo de infecciones.

Además, las personas que tienen poliangeítis microscópica pueden tener ataques de fatiga, dolor y otros problemas relacionados con su afección.

Cómo manejar la poliangeítis microscópica

Con tratamiento, la mayoría de las personas que tienen poliangeítis microscópica obtienen buenos resultados. Su proveedor de atención médica puede ayudarle a manejar esta enfermedad. Puede darle consejos sobre cómo manejar los efectos secundarios de los medicamentos y cómo evitar infecciones.

Usted probablemente necesitará un seguimiento cuidadoso para detectar una posible recaída. Es muy importante que cumpla con su rutina de toma de medicamentos. Esto puede ayudar a prevenir complicaciones y daño a órganos. También es importante mantener la actividad física y una buena nutrición, incluso si usted no se siente en su mejor forma. Su proveedor de atención médica puede ayudarle a encontrar el plan de tratamiento más adecuado para usted. Colabore estrechamente con su proveedor de atención médica para lograr el mejor resultado.

Puntos clave sobre la poliangeítis microscópica

  • Esta afección es una forma de vasculitis que afecta principalmente los vasos sanguíneos pequeños. Esto incluye arteriolas, vénulas y capilares.
  • La poliangeítis microscópica es una enfermedad inflamatoria que puede causar daño en muchas partes del cuerpo, como los riñones, los pulmones, la piel y los nervios. Es frecuente que se afecte la función de filtro de los riñones. Además de los problemas renales, los síntomas pueden incluir fatiga, debilidad, fiebre, pérdida de peso, salpullidos, dolores musculares y articulares sordos, y entumecimiento u hormigueo.
  • Los investigadores no comprenden totalmente la causa de esta afección. Es posible que esté relacionada con un problema que causa una reacción inmunitaria contra las propias células de los vasos sanguíneos del cuerpo.
  • El diagnóstico se hace con un examen físico, análisis de sangre y orina, y biopsias.
  • El tratamiento se hace con medicamentos esteroides e inmunodepresores. El tratamiento de inducción se trata de administrar una dosis más alta de medicamentos durante los primeros tres a seis meses después del diagnóstico. Una vez que la enfermedad está controlada, es posible que usted siga un tratamiento de mantenimiento por un año o más tiempo para reducir las probabilidades de tener recaídas.
  • Es importante colaborar estrechamente con su proveedor de atención médica. Con tratamiento, la mayoría de las personas que tienen poliangeítis microscópica pueden manejar la afección.
Want More Information?

Cedars-Sinai has a range of comprehensive treatment options.

Looking for a Physician?

Choose a doctor and schedule an appointment.

Need Help?

(1-800-233-2771)

Available 24 Hours A Day