Lisfranc Joint Injury

¿Qué es la lesión de la articulación de Lisfranc?

Una lesión de la articulación de Lisfranc es un tipo de daño en los huesos o ligamentos de la parte media de su pie. Cuando se produce una lesión de la articulación de Lisfranc, suele haber daño al cartílago que cubre estos huesos.

En la región media de su pie, un conjunto de 10 huesos pequeños forman un arco. Cinco de estos huesos largos (los metatarsianos) se extienden hasta los dedos. El grupo también incluye cinco huesos más pequeños: el hueso cuboides y los huesos medial, medio y lateral cuneiforme. Bandas de tejido conectivo tenso sostienen estos huesos en su lugar y le dan estabilidad a la articulación. Esta zona del pie es importante para estabilizar su arco y para transferir la fuerza que viene de sus pantorillas hasta la parte delantera de su pie.

Una caída con movimiento de rotación puede romper uno o más de estos huesos y/o sacar los huesos de su lugar, lo que causa una lesión de Lisfranc (lesión de la articulación tarsometatarsiana). Existen distintas categorías de lesiones de Lisfranc, según la dirección de los huesos metatarsianos desplazados y su grado de desplazamiento. Esta lesión toma su nombre de un cirujano francés, Jacque Lisfranc de St. Martin.

Las lesiones de la articulación de Lisfranc son un tanto infrecuentes. Afectan levemente más a los hombres que a las mujeres, especialmente a los hombres alrededor de la tercera década de la vida Estas lesiones pueden variar de simples a complejas, según la cantidad de huesos comprometidos y el grado de daño.

¿Cuáles son las causas de la articulación de Lisfranc?

Las lesiones de la articulación de Lisfranc derivan de un traumatismo de pie. Este se puede producir por una simple rotación y caída sobre un pie que está apuntando hacia abajo. Esto es común en los jugadores de fútbol y fútbol americano. Las lesiones de Lisfranc también pueden presentarse por un traumatismo directo, como una caída o un accidente automovilístico. Ese tipo de lesión es más probable que derive en una lesión más grave con fracturas y dislocaciones múltiples de los huesos de la mitad del pie.

¿Cuáles son los síntomas de una lesión de la articulación de Lisfranc?

Una lesión de la articulación de Lisfranc podría causar síntomas como los siguientes:

  • Dolor en la mitad de su pie, especialmente sensibilidad al tocarlo
  • Hinchazón en la región media de su pie
  • Incapacidad de soportar peso con su pie
  • Moretón en la mitad de su pie

La intensidad de estos síntomas puede variar según la gravedad de su lesión y cuánto tiempo haga que ocurrió.

¿Cómo se diagnostica una lesión de la articulación de Lisfranc?

Su médico comenzará haciendo una historia clínica (antecedentes de salud), preguntando sobre sus síntomas recientes y sus problemas de salud anteriores. Su médico también realizará un examen de su pie, buscará sensibilidad, moretones e hinchazón. Es posible que su médico tome sus dedos y los mueva hacia arriba y abajo para comprobar si esto provoca dolor.

Para obtener un diagnóstico definitivo de su lesión de Lisfranc, su médico probablemente pedirá también radiografías. Su médico podría necesitar pedir vistas especiales del pie, porque estas lesiones a veces no aparecen en las radiografías comunes.

En algunos casos, su médico podría pedir estudios de imágenes más detallados para obtener más información sobre su pie. Un estudio de imágenes por resonancia magnética (IRM) ofrece más información sobre el daño a los tejidos blandos de su pie, y las tomografías computarizadas (TC) dan información más detallada sobre el daño a sus huesos. Estas técnicas pueden detectar lesiones que una radiografía por sí sola podría pasar por alto. Es importante obtener un diagnóstico correcto de su lesión porque el tratamiento de un esguince simple de tobillo (un diagnóstico equivocado común) es bastante distinto. Generalmente es un médico de una sala de emergencias el que hace el diagnóstico, pero un médico ortopedista podría ayudar a tratarlo.

¿Cómo se trata una lesión de la articulación de Lisfranc?

Su tratamiento puede variar según la gravedad de su lesión. Es posible que usted necesite solo un tratamiento sin cirugía para su lesión si no tiene ninguna fractura de hueso, si sus huesos están todavía alineados y si sus ligamentos no están completamente rotos. Para estos tipos de lesiones, su tratamiento podría incluir:

  • Medicamentos calmantes del dolor.
  • Usar un yeso sin peso por seis semanas.
  • Usar un yeso con peso o un soporte especial para el pie después de las primeras seis semanas.
  • Radiografías seriadas para determinar cómo está sanando su pie. 

Es muy importante no evitar que su pie soporte peso durante el período inicial de curación.

Si su lesión fue más grave que esto, probablemente también necesitará una cirugía. Es posible que su médico realice una operación llamada reducción abierta y fijación interna. Durante esta cirugía, su médico coloca sus huesos de vuelta en la alineación correcta. Usando placas y tornillos de metal especiales, su médico vuelve a unir físicamente los pedazos de sus huesos. Su médico podría extraer algunos o todos estos elementos más adelante. También podría realizar las reparaciones necesarias a sus ligamentos lesionados.

Aunque es menos común, los cirujanos realizan una fusión de la articulación como procedimiento inicial. (Generalmente solo hacen esto si el daño es muy grave y no lo pueden reparar). Esta cirugía fusiona definitivamente entre sí uno o más de los huesos de la región para que al curarse formen una única pieza sólida.

Después de hacerse cualquiera de estas cirugías, probablemente usted tenga que usar un yeso por varias semanas y evitar soportar peso con su pie durante este tiempo. La mayoría de las personas se recuperan bien de este tipo de lesiones.

¿Cuáles son las complicaciones de una lesión de la articulación de Lisfranc?

Las lesiones de la articulación de Lisfranc a veces causan artritis en los huesos dañados de su pie. Esto podría causar dolor crónico en la región. Usted tiene más probabilidades de desarrollar artritis si usted tuvo una lesión grave de la articulación de Lisfranc que dañó gran parte del cartílago en la región. Esta artritis podría desarrollarse aun si su cirugía inicial fue exitosa. Algunas personas necesitan hacerse una cirugía de fusión de la articulación para aliviar estos síntomas si su artritis es grave.

También existe un riesgo de que sus huesos no logren soldar adecuadamente, lo que podría requerir una cirugía de seguimiento. Estos riesgos pueden ser más altos si usted fuma y si usted tiene ciertas afecciones, como la osteoporosis.

¿Cuándo debo llamar a mi proveedor de atención médica?

Llame a su proveedor de atención médica si tiene fiebre alta, si el dolor está aumentando o si su pie se siente adormecido.

Puntos clave

Una lesión de la articulación de Lisfranc es un tipo de daño en los huesos o los ligamentos de la parte media de su pie, la articulación tarsometatarsiana. Esta afección puede ser leve o grave.

  • Su lesión de la articulación de Lisfranc podría causar amoratamiento, hinchazón o dolor en la mitad de su pie. Además, su pie no podrá soportar peso.
  • Su médico puede diagnosticar su lesión con una historia clínica, un examen físico y el uso de técnicas de imágenes.
  • Si su lesión es leve, usted podría necesitar solo un tratamiento con yesos y calmantes.
  • Si su lesión es más grave, usted probablemente necesitará una cirugía.
  • A veces, las lesiones de la articulación de Lisfranc traen como consecuencia artritis a largo plazo en los huesos de su pie.
Want More Information?

Cedars-Sinai has a range of comprehensive treatment options.

Looking for a Physician?

Choose a doctor and schedule an appointment.

Need Help?

(1-800-233-2771)

Available 24 Hours A Day